Las tres vidas de la guitarra española (II)

Las tres vidas de la guitarra española (II)

La edad de oro de la guitarra romántica

Escrito por Ignacio Martínezmarido de nuestra compañera en España, Teresa Córdova y amante de la música.


Tras el esplendor de la guitarra barroca en el siglo XVII, el instrumento pasó por un período de relativa oscuridad a lo largo de buena parte del XVIII. Sin embargo, durante este tiempo la guitarra experimentó varias transformaciones  técnicas que conformarían hacia 1800 un nuevo tipo de instrumento: la guitarra romántica, con un nuevo sonido como el que podemos apreciar en este Fandango de Salvador de Castro de Gistau, interpretado por Thomas Smichtt.

Las novedades principales de la guitarra romántica fueron la incorporación definitiva de una sexta cuerda, que permitía añadir profundidad en el registro bajo, y el aumento de tamaño de la caja, con la ayuda de refuerzos internos, que le otorgaba mayor sonoridad. También se reemplazaron las cuerdas dobles por sencillas, lo que permitía un toque más ágil y virtuoso.  

En el video a continuación podemos ver el aspecto de la guitarra romántica. Llama la atención su aún pequeño tamaño, comparada con la guitarra clásica actual.

Gracias a estas novedades y a la creatividad de una nueva generación de compositores, la guitarra saltó al centro de la vida social de la nueva burguesía en el primer tercio del XIX, que emulaba a la aristocracia celebrando veladas musicales y bailes en sus salones.  Esta imagen del libro de el guitarrista Charles de Marescot «La Guitaromaníe», publicado en París en 1829, muestra la popularidad de la guitarra en los ambientes refinados de Europa. Esta misma obra ilustra la pasión que suscitaba el instrumento, que incluso podía provocar batallas campales entre admiradores de distintos compositores. 

Vamos a escuchar ejemplos de varios guitarristas españoles, verdaderos ídolos de la época. Afincados normalmente en París, pasearon la guitarra romántica por las capitales musicales de Europa: Viena, Londres, San Petersburgo … Es necesario aquí mencionar que a esta edad de oro de la guitarra contribuyeron no sólo compositores españoles, sino una pléyade de músicos de toda Europa: italianos como Mauro Giuliani, Matteo Carcassi, Fernando Carulli, etc, el francés Napoleon Coste, o el austriaco Kaspar Metz, entre otros muchos.

Fernando Sor y Dionisio Aguado desarrollaron su carrera como compositores, concertistas y, también como autores de manuales y piezas didácticas que permitieron a un gran número de aficionados iniciarse en la interpretación.

Sus estudios son aún hoy de obligado aprendizaje en los conservatorios, y muchos pueden apreciarse, como ocurrirá con los de Chopin, como verdaderas piezas de concierto. 

Así ocurre en los estudios Op 6, nº 19 o el nº 18 de Aguado, interpretados por Lorenzo Micheli, o los siguientes de Fernado Sor: Op 6, nº 12 por Heiner Donath  o el Op 35, nº 22 por Jürg Kindle. Los guitarristas de esta época componían en un estilo clásico galante, pero en algunos momentos muestran ciertos rasgos de la intensidad y emoción prerromántica, como en este Op 6 nº 11 de Fernando Sor interpretado por David Jacques.

Aguado y Sor también eran cotizados concertistas, incluso actuaban juntos. Para estas ocasiones Sor compuso una colección titulada «Les deux amis».  Un ejemplo de un dúo es la  Fantasía Op. 54 (Allegro dans le genre Spagnol) de Sor, interpretada por Ángela Ferreiro y Iago Reigosa.  Muestras de otras piezas de concierto son este Rondó  Op 2,nº 2b de Dionisio Aguado, por Lorenzo Micheli, o las siguientes de Fernando Sor: Andantino en  re menor y un andante maestoso, por José Miguel Moreno.

El éxito social de la guitarra también se debía a su versatilidad para acompañar otros instrumentos o transportar fácilmente a los salones las arias operísticas de moda. Estas composiciones de Fernando Sor podrían ser lo que se escuchaba en las veladas musicales de Londres o París hacia 1830. Son la Romanesca, para guitarra y violín, interpretada por Inger Dam-Jensen y el aria Perduta l’anima, por Marta Almajano y José Miguel Moreno.

Trinidad Huerta, fue la última de las estrellas de la guitarra española en el escenario internacional. Gran virtuoso, maestro de Paganini y amigo de Berlioz o Rossini, fue el primer guitarrista español en triunfar en Nueva York, en 1825, desde donde siguió de gira por todo Estados Unidos. También compuso algunas piezas como este bolero, interpretado aquí por Fernando Espí. Su esposa, Angelina Panormo Huerta, hija de Louis Panormo, un constructor de guitarras de Londres, es la primera compositora que he encontrado para este blog. Su Andante et Allegretto, por David Jacques, es realmente hermoso y merece cerrar esta entrada dedicada a la guitarra romántica, ya que las mujeres fueron un actor fundamental en el esplendor de este instrumento. Según abundantes testimonios, escritos o pictóricos, las mujeres del XIX encontraron en la guitarra el vehículo de comunicación y expresión artística que no tenían en otros ámbitos.

Después de 1830 la guitarra fue perdiendo terreno en la escena musical decimonónica. La nueva sensibilidad romántica que se abría paso privilegiaba el dramatismo de las grandes agrupaciones orquestales, o el volumen vigoroso que los adelantos técnicos concedían al piano. La guitarra, de un sonido más íntimo y sutil, no podía hacerse oír al lado de una gran orquesta o en uno de los enormes auditorios que se empezaban a construir, y quedó otra vez relegada al espacio doméstico y popular. Tendrían que pasar varias décadas para que el ingenio de nuevos luthieres e intérpretes le devolvieran el aplauso mundial.


Si os gustaría escuchar todas las piezas de guitarra de las primeras dos entregas de «Las tres vidas de la guitarra española», a continuación os dejamos la lista de reproducción en Spotify.

Related Posts

La historia negra española existe: personajes históricos

La historia negra española existe: personajes históricos

Arte incómodo: «Falenas» de Carlos Verger (1920)

Arte incómodo: «Falenas» de Carlos Verger (1920)

Miércoles 2 de diciembre-¿Qué es el carnaval uruguayo?

Miércoles 2 de diciembre-¿Qué es el carnaval uruguayo?

18 de noviembre-Fútbol e identidad: ¿Estamos locos los argentinos?

18 de noviembre-Fútbol e identidad: ¿Estamos locos los argentinos?

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Eventos y actividades